LO BUENO DE LESIONARSE

Coaching & training

Varias son las veces que en la vida de un deportista ya sea profesional o sea amateur como la mayoría de nosotros tenemos algún tipo de lesión más o menos grave.

Lo primero que se nos suele pasar por la cabeza es un sentimiento de tristeza, primero tristeza porque sabemos que en un tiempo no vamos a poder hacer lo que más nos gusta, y luego a todos esos deportistas que nos gusta entrenar para mejorar personalmente nos da rabia, rabia de pensar que todo lo que hemos entrenado se va a la basura por culpa de una lesión inesperada pero ese pensamiento y sentimiento hay que cambiarlo.

Para empezar de nada sirve sentir rabia cuando ya sabemos de antemano que el lesionarse es parte del juego de un deportista y más cuando se practican deportes de riesgo como es el nuestro, así que como digo de nada sirve sentir rabia.

Rabia por pensar que todo lo que hemos entrenado es trabajo tirado a la basura también es mentira porque no es así, ese trabajo queda ahí y en nuestra cabeza tenemos que ser muy conscientes que si un día cogimos ese nivel de pilotaje o esa velocidad siempre será cosa de uno mismo volverla a alcanzar tarde o temprano. Es más está comprobado que con algunas lesiones que te obligan a estar un tiempo parado el piloto vuelve más fuerte y con mejores resultados y eso es síntoma de que en ese momento ya necesitábamos un parón y que de no haber sido por la lesión seguro que no se habría producido.

Además una lesión tiene varias partes buenas, una de ellas es poder disfrutar más de la gente que no puedes ver de continuo debido al trabajo del día a día, los entrenamientos o los viajes y que no hay mejor momento para aprovechar a estar con esa gente querida que cuando estamos lesionados.

Otra parte muy importante que viene bien al lesionarse es el poder trabajar la parte mental. Día a día nos empeñamos en entrenar, entrenar y entrenar ya sea en moto o físico para intentar mejorar nuestro nivel de pilotaje pero siempre dejamos de lado la parte mental y es igual de importante o más que la parte física. Por eso justo en esos momentos en los que se está lesionado hay que sacar la parte positiva de todo, aprovechar para estructurar bien la cabeza porque muchas veces los resultados no están en acelerar más o menos sino que se encuentran en nuestra cabeza, y aprovechar para coger fuerzas para volver a la actividad con muchas más ganas y con mucho más hambre de victoria.

 

Dejo aquí el link de un pequeño video sobre el que hablo de esto en nuestro canal de YouTube.

Un saludo!!!!

 

By Iñaki M. Jiménez